Así es. La más que menos se pone su corrector que sobrelleva las ojeras y el blush que aviva mejillas, se monta en el carro, tren o lancha para llegar a las Fiestas de la Calle San Sebastián y comienza a sentir la humedad desde el primer paso.

Una vez más queda en récord: esa humedad –a la que le adjudicamos tanto- tampoco ayuda a que los cosméticos básicos cumplan con su función principal, que es resaltar nuestra belleza. En vez de eso tenemos un arcoíris por toda la cara. La sombra del párpado móvil termina en la mejilla, la boca parece desconocer límites y el cat eye… bueno, solo nos queda su recuerdo.

Para que la historia no se repita, te comparto lo que a mi entender funcionaría.

Olvida la base: hay personas que no conciben la existencia sin ella, sobretodo porque quieren verse “perfectas” en las fotos. Pero las Fiestas de la Calle San Sebastián no es la ocasión. De lo contrario, con el calor y tu sudor se puede cuartear, correr y marcar tus líneas de expresión aún más. Mejor, si vas de día, aplica un protector solar con color similar al de tu cara y cuello. Si es de noche, una BB cream o CC cream, puede hacer el trabajo. Luego aplica el polvo suelto. La idea es que consigas una textura liviana y que si sudas no te dañes el maquillaje, te veas fatal o desperdicies tus productos.

Corrector: desde que nació mi hija, hace casi 6 años, siento que es una necesidad usar este producto porque visiblemente borra el cansancio y hace destacar la mirada. Si piensas lo mismo, asegúrate de ponerlo y sellarlo bien con polvo traslúcido para que se corra lo menos posible.

Rubor y labial: estos no deberían faltar en tu cartera. Solo imagina que al fin van a tomar la foto más brutal de la noche y tu pareces algo así como destruída. Pues no, esto no pasará si en ese momento de la verdad (el selfie en la famosa vía) sacas a tus aliados para un retoque de medio minuto.

(Bodega Blush)
(Bodega Blush)

Mascara: es casi igual de importante que el corrector, pero para un evento como este considera usar una transparente y evitar que el sudor la disuelva sobre tu cara.

Delineador de ojos: sí, a veces ponerlo hace una gran diferencia. Si lo vas a usar aplícalo de tal forma que si comienza a correrse, no te arruine por completo el look. Teniendo esto en cuenta, los trazos dramáticos y en la línea del ojo inferior no son tu alternativa. Además, si lo usas solamente sobre la línea de las pestañas, procura que sea un delineador no grasoso para que selle bien y no se esparza.

Cejas: rellénalas con sombra o gel específicamente formulados para eso. Si es gel, usa uno a prueba de agua. Luego cepíllalas para que se vean bien natural. En esta ocasión, no utilizaría lápiz para delinearlas porque se marcarían demasiado, y no iría a la par con el resto de la cara, en donde estamos llevando un look bastante natural. Pero, si en tu caso es súper necesario, hazlo asegurándote que no se riegue y que fije bien.

Countouring: esta técnica de maquillaje, tan de moda entre celebrities y beauty bloggers, puede sobrevivir al jangueo de la Sanse. Lo primordial será hacerla de manera sutil, utilizando productos en polvo, no líquidos que son los que se llevan mejor en ambientes sin tanta humedad.

Iluminadores: realmente, no lo utilizaría para una ocasión como esta porque de por sí, el exceso de grasa de mi rostro es suficiente para preocuparme. Ahora, si este no es tu caso, puedes aplicarte pequeñas dosis sobre el pómulo superior, cerca del ojo, y disimular señales de cansancio.

Labial mate o con brillo: mi sugerencia es que escojas el que más te guste y solo te asegures de que no esté fuera de la línea natural de tus labios porque la realidad es que eso no se ve bien. Si la terminación es mate, debes tener los labios bien exfoliados y humectados, y utilizar un labial de larga duración. En cuanto a colores, usa el que mejor te quede. Eres libre de verte como quieras.

Sombras: si opto por una sombra clara y brillosa, solo la aplicaría encima del párpado móvil y el lagrimal de manera sutil. Si es oscura, que en mi caso lo dudo mucho, solo la pondría en el párpado móvil. Lo importante al usar sombras es que no se cuarteen y sean duraderas.

Utiliza fijación: aunque los tips que te digo son bastante sencillos y, a mi entender, a prueba de jangueo, rocía un producto formulado para fijar tu maquillaje una vez lo termines por completo. Tener una ayuda extra, nunca está de más.

¿Y para llevar? En tu pequeño bolso que no falten el labial, el blush, toallitas absorbentes o servilletas húmedas y secas, tu polvo compacto y, por último el concealer. Mi mejor aliado.

Espero que estos consejos te sirvan al momento de irte a las Sanse o cualquier otra salida parecida. Si deseas compartir tu experiencia, anímate y escribe en el área para comentarios.

Total
9
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*