Mujeres y vino: lecciones de Alpana Singh, una master sommelier

En el mundo de los vinos, esa bebida a base de uvas fermentadas, nadie puede restarle autoridad y credibilidad a una sumiller con experiencia vasta.

Alpana Singh no llega a los 40 años y cuando entró la exclusiva Corte de los Masters Sommeliers no tenía 25.

Su conocimiento me parece una referencia perfecta para aquellas a las que nos interesa entender a esta enigmática bebida, que muchas veces disfrutamos cuando queremos ir más allá de un coctel o una cerveza.

Además, que en el 2006 se diera a la tarea de verter gran parte de su pericia bajo el título Alpana Pours: About Being a Woman, Loving Wine and Having Great Relationships, es algo que llama mi atención. Para mí es como si la curadora de un museo escribiera un libro sobre cómo las mujeres podemos entender mejor las distintas expresiones artísticas, (si es que hay una manera de hacerlo diferente a la que tienen los hombres).

Porque es mujer y entre las mismas mujeres nos entendemos mejor, este libro me parece apropiado. Además, su lenguaje es bastante ameno, nada intimidante.

Bodega Blush Mujeres y vino
Tinto, rosado y “blanco”… Los colores de nuestros vinos y nuestra ropa 😉

De hecho, ella misma lo explica…

“¿Por qué molestarse escuchándome?… Durante cinco años yo estaba de maestro sumiller en Everest, llamado por un crítico de restaurantes locales ‘el restaurante más romántico en Chicago’ . Estar cerca de todo ese romance me proporcionó una base de datos monstruosa acerca de cómo interactúan las parejas públicamente durante todas las etapas de cualquier tipo de relación. Toda esta exposición a las parejas enamoradas y los vinos que han pedido me dio la idea para decir el vino que los huéspedes del restaurante podrían necesitar. También me ayudó con mis propias relaciones y me enseñó cómo el vino puede ser parte de hacer las interacciones sociales placenteras y sencillas”.

En todo caso, les confieso que el libro aún no lo he terminado de leer. Cuando eso ocurra lo sabrán. Aún así, no podía dejar este fin de semana, que bien se lo podemos dedicar al #NationalDrinkWineDay para contarles algunos datos y opiniones interesantes que he encontrado en la primera mitad de este libro. Todos con el fin de que te propongas descubrir mejor esta bebida.

Empecemos:

♦ En realidad es muy fácil sentirte cómoda con el vino porque hay sobre 45 mil variedades para escoger alrededor del mundo. Es un hecho que en el 2005 cada estado de EE.UU producía al menos un vino.

♦ El vino está en todas partes. Es la bebida universal de los adultos. Dadas todas las alternativas de divertirte y entender la bebida, el vino puede resultar en una gran satisfacción personal y social.

“Para el vino que bebo en casa, rara vez paso de $15 la botella. Si es una ocasión especial derrocho. En su mayor parte, sin embargo, ahorraré dinero para gastar en cosas más importantes, como en zapatos”

Alpana Singh

♦ Los vinos nunca deberían ser un punto de frustración, vergüenza, intimidación, confusión o conflicto. Debe ser algo para divertirte y compartir con otros.

♦ No importa tu profesión u ocupación. Nombra una y de seguro encontrarás la manera de relacionarla con los vinos.

♦ Entre los estereotipos que existen al momento de consumir una copa de vino, está el que asegura que a las mujeres les gusta el vino blanco y a los hombres el vino tinto.

♦ Algunas mujeres son abanderadas de la frase “Rather be dead than drink red” porque encuentran esta versión muy fuerte, amarga o porque los taninos le dan dolor de cabeza. Para ellas, Alpana recomienda intentar un Pinot Noir, Sangiovese, Zinfandel o incluso los rosados.

♦ Para los hombres que no beben Chardonnay o Pinot Grigio por encontrarlos muy suaves y “para mujeres”, pueden probar un (impronunciable) Gewürztraminer de cuerpo completo, o lo que para algunos expertos consideran un vino blanco tratando de ser rojo.

♦ Siempre que tengas la oportunidad, visita una enoteca, apúntate en una clase de degustación y aprovecha la oportunidad de saborear nuevas botellas. Además, el ambiente es relajado lo que te ayudará a entender mejor a los meseros y personal del lugar, quienes suelen ser muy conocedores del tema.

♦ Hay un truco para hacer que un vino barato se sienta como uno más impresionante: simplemente enfría la botella por unos minutos, no importa si incluso es un vino tinto.