Mujeres y cócteles: así nos parecemos

En verano hay dos cosas que estarán en boca de muchxs: las curvas o no- de la mujer caribeña en el swimsuit que nos de la gana y un refrescante cóctel que nos alivie el calor y nos devuelva la alegría.

Nos sentaremos debajo de la palmera, la sombrilla; tomaremos el sol ignorando que son las 12:00 del mediodía y nos dejaremos embriagar con la vodka, la ginebra o el champán (cava o prosecco pueden funcionar). Nosotras, junto a nuestro cóctel favorito, reinaremos en el verano y nada nos detendrá. Nada.

Pero antes de seguir en este trip de dominio total sobre las costas y cualquier espacio que se preste, descubriremos que esto de darnos tragos bien pensados, balanceados, complejos y bellamente adornados va más allá  de una tendencia. ¿Será que nos parecemos a un Waterloo cocktail porque medimos 6 pies y nos encanta la sandía o melón de agua? Tampoco nos iremos al extremo. No es algo de apariencias.

Mujeres y cocteles

Cuando hablo de parecidos, no sólo hablo de que  la anatomía de un cóctel y la de una mujer se pueden asemejar, créanme que poco tiene que ver con el físico. Se trata de esencia; carácter, personalidad…

Nosotras, al igual que una combinación deliciosa -o no, porque también hay cócteles que nos desagradan- somos muy complejas. Pero como todo, cuando vamos separando cada rasgo que nos hace únicas y especiales vemos que existen muchas cosas con las cuales podemos compararnos.

En este post vamos a compararnos con la anatomía de un cóctel porque es interesante, y mientras vas reconociendo cada parte te vuelves a descubrir a ti. Y es que estos compañeros de los ladies night del verano pueden ser tan nuestros como queramos.

cóctel 1

Mujeres y cócteles

Un cóctel está hecho de tres componentes principales; el alcohol que es la base; el cuerpo o modifier y el perfume o agente saborizante.

La base

La base es el alcohol o licor principal sobre el cuál se va confeccionando un cóctel y sólo con esa línea sabemos que cuando lo trasladamos a nosotras hablamos de personalidad. Así como nuestra personalidad es nuestro código de sentimientos, emociones y pensamientos y suele ser lo más dominante de lo que somos, la base en un cóctel determina no sólo el tipo de trago, sino que le da sentido a otros elementos del cóctel.

El cuerpo

Cuando se trata de un trago, el término correcto es “modifier”, explica The Bar Book por Mittie Helmich. En español sería el modificador y es lo que le da un nuevo giro a la base alcohólica.  Es el componente que ayuda a unir todas las partes de un cóctel y sin este, lo que te estás tomando no sería un cóctel. El modifier es lo que le da textura, consistencia, peso y puede ser desde un jugo liviano, champán, vermouth o heavy cream.

En el caso de nosotras, hablamos del carácter que no es lo mismo que personalidad. La personalidad es lo que nos hace únicas y es con lo que venimos desde salimos de nuestras madres. El carácter se va formando con las distintas experiencias y tiende a modificar nuestra personalidad, pero no a dominarla. El carácter puede cambiar y modificarse, la personalidad no.

El perfume o fragancia

Este es el tercer elemento de un cóctel, encargado de acentuar y mejorar la base alcohólica. ¡Es la sabrosura de nuestra personalidad! Es ese no sé qué que tenemos que nos hace especial y mayormente suele ser un gesto, un rasgo físico, una frase… Cualquier cosa que nos pertenece y que puede traer una nueva dinámica a todo lo complejas que podemos ser.

Cuando lo trasladamos a un cóctel, le toca el turno a las frutas, nueces, café, licores herbáceos, incluso siropes o amargos. Se trata de todas esas pequeñas cosas que le dan notas aromáticas como los hazelnuts, las naranjas, fresas, ciruelas o vainilla. Todo este sabor que aporta el perfume o la fragancia puede traer dulzura, amargura o color al cóctel y en cuestión de minutos complementa el balance delicado que requiere nuestro compañero de estación.

Y ahora, ¿estás lista para pedir un cóctel que tenga mucho o nada que ver contigo?

 

 

Claudia Hilario

Fundadora y Editora

Dominicana criada en Puerto Rico. Le encanta la pizza y la cerveza fría, casi tanto como el chocolate caliente. Prefiere el maquillaje relativamente sencillo y trata de reusar y reciclar mucho de lo que va a parar a su casa. Trabajó por 10 años en GFR Media como editora y reportera de Suplementos Primera Hora.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Publicidad
Publicidad
Publicidad