Las cejas, nunca “ejas”, se destacan por tener un lugar primordial y elevan nuestro ranking de belleza.

Le dan la expresión a cada rostro y sí, de un tiempo acá, se le da tanta importancia a rellenarlas y darles forma que algunas hemos pecado de parecer un tanto perturbadas.

Bodega Blush Cejas B

Sin muchas contemplaciones a su forma natural, las dibujamos a nuestro antojo esperando que nadie se de cuenta de que son fake. Pero sí, la gente se da cuenta. Por eso me propongo a bajarle cuatro a la DipBrow Pomade de Anastasia. Antes de esto fue el kit de Benefit y, anterior a eso con un poco de sombra marrón podía resolver.

Claro que cuando me iba con una sombra “marca marrón”, la condición de mis vellos era otra. Les iba tan, pero tan bien que tenía que sacarlas con pinzas cada semana y evitar que se reencontraran en el mismo medio. Si las dejaba me podían llamar uniceja y era cierto.

Bodega Blush Cejas Frida
Frida Kahlo o la referencia perfecta de la uniceja.

Y con los años, la universidad, el embarazo, una maestría y más trabajo, todo cambió.

Ahora son menos los vellos y hay que rellenar un poco, pero más que todo, se dice que hay que llevarlas al final y ese siempre ha sido mi mayor reto

Solas no llegan a donde se supone que terminen, así que cuando la salida es casual no me estreso y las relleno hasta donde llegan. Si la cita conlleva un poco más de esmero, les espeto un trazo crucial, como si fuera toda una artista urbana. Entonces el “fakerismo” y lo de dramática se confunden y da lo mismo.

Vamos, que estoy exagerando. Las mujeres solemos criticarnos con un espejo de aumento, creyendo que todo el mundo puede ver el gran tamaño de nuestros desaciertos -y poros abiertos-, cuando en realidad apenas son contables.

En donde no exajero es cuando les confieso que la mayoría de mis días no se dan sin unas cejas precisas. Puede que no estén perfectamente depiladas, pero sí tienen que verse definidas.

Este pequeño collage de fotos me da la razón.

Bodega Blush Cejas 3
Arriba, lo que me queda de mis cejas naturales. Abajo, desde la izquierda, las dos versiones definidas: la teatral y la adecuada.

Ahora, vamos al detalle para lograrlo:

#1: Primero cepilla las cejas hacia arriba y siguiendo la dirección en la que crecen tus vellos.

#2: Luego, con un pincel o brocha diagonal comienza a untar la pomada sobre ellas, rellena y vuelve a aplicar en donde lo necesites. Este paso, igual, lo puedes hacer con un lápiz o sombras de cejas.

En mi caso, la pomada que utilizo es bastante concentrada y un poquito rinde  mucho. Aplícala suavemente y con mesura, para no añadirle al efecto fake.

Para las fotos de arriba, primero me puse bastante producto (lo pueden  ver en la foto de la izquierda, para que aprecien la diferencia). Definitivamente parecen unas cejas para un maquillaje teatral o para televisión y no de uso diario. También, es una opción para la noche, si es que así lo deseas.

Bodega Blush Cejas (3)
De arriba hacia abajo: cepillo para peinar las cejas, brocha para aplicar la pomada, el DipBrow Pomade de Anastasia y el corrector (por si te hace falta) destacar su forma inferior.

#3: Después me pasé el cepillo y logré un efecto más natural y definido en la foto de la derecha.

Ahora, si lo haces así en ese orden, estarías desperdiciando producto porque lo que hace el cepillo es llevarse el exceso. Y no todos los días tenemos los $20 para comprarnos una pomada de estas. Igual, sería un desperdicio.

En vez de dejarle este exceso a la brocha, mejor aplica poco producto desde un principio y vuelve a poner si es necesario. Eso es lo que hago

Para asegurarte de que se vean naturales, y aunque hayas aplicado solo un poco, pasa el cepillo levemente.

Hay vloggers que aconsejan, para finalizar, aplicarles spray fijador de cabello para que las cejas mantengan definidas por más tiempo. Personalmente, no lo recomiendo porque ya me parece que es demasiado producto para esta zona tan delicada, la que a la larga queremos que siga echando vellos.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*