Cuando tu mejor versión también es ecoamigable

La manera en que vemos, vivimos e interpretamos la belleza y la moda es una dicotomía; se va a los extremos aunque la mayoría de los mortales abordemos estos mundos desde el punto medio.

La publicidad y el mercadeo, como embajadores principales, por un lado te dicen que la belleza natural y ser gorditas, -entre muchas otras cosas propias de las mujeres que no aparecemos en las revistas- es muy aceptable y nada como amarnos y proyectarnos tal y como somos.

Aja, el discurso suena y se siente hermoso. Y justo cuando me lo comienzo a creer, reaparecen las campañas y “alianzas estratégicas” con personalidades que claramente son lo contrario.

Nos siguen vendiendo la idea de que tenemos que maquillarnos y lucir “perfectas” y casi nadie puede resistirse a eso. Lo terminamos aceptando como una condición especialmente propia de las mujeres.

Y mientras esto ocurre, también volvemos a celebrar el Día del Planeta Tierra, que es cada 22 de abril.

Dentro de la realidad de que tenemos que prepararnos para los efectos del cambio climático porque ya lo que nos queda es mitigar, encontré en The Green Book algunos consejos para aquellas que insistimos en maquillarnos, comprar una que otra pieza de temporada y vivir con mayor salud

 

El libro es una guía práctica y sencilla con la intención de ir al grano mientras te explica cómo en cada aspecto de nuestras vidas podemos actuar con mayor respeto hacia los recursos naturales. El texto tiene 12 capítulos, y cada uno finaliza con mensajes y consejos ecoamigables de famosos como Tyra Banks, OwenWilson, Jennifer Aniston, Dale Earnhardt Jr., y otros.

Bodega Blush belleza ecoamigable
Hablo de sostenibilidad con este bolso que es un diseño de la artista local Nellyann Otero, de Dulce Calavera; la crema humectante y el shampoo que aseguran ser naturales y con bajos o ningún ingrediente tóxico; y el collar que va por su segunda vida luego de romperse en la primera. (Bodega Blush)

Ejercicios

Opta por salir a caminar en vez de subirte a una trotadora eléctrica. En el caso de tener que prender el carro para hacer ejercicios outdoors, evalúa con cuál de las dos actividades el impacto de tu huella de carbono es menor.

Considera hacerte de un equipo (preferible de segunda mano) que NO dependa de electricidad, como una bicicleta estacionaria o elíptica. Pregunta en los gimnasios por si tienen excedente de equipo que, aunque usado, te sirva para lo que necesitas: hacer ejercicios sin gastar energía eléctrica o gasolina. Esto también aliviará tu bolsillo a la larga.


 

Maquillaje

La base, el polvo y el concealer son lo primero. Opta por los que vienen en envases reciclables o reusables y asegúrate de darle larga vida antes de enviarlos a reciclar o darles otro uso. La energía ahorrada al manufacturero, al evitar utilizar envases de plástico, puede energizar una bombilla durante unas siete horas, asegura el texto. Así que, te imaginarás el CO2 que le ahorras al Planeta.

En mi caso, casi siempre solo uso concealer, BB cream y polvo en pocas cantidades. De hecho, solo me retoco cuando dicen “selfie!”

Eyeliner: prefiere los que son de madera, ya que son biodegradables, en vez de los de plásticos. Igual, si ya tienes los de plásticos busca ideas para transformarlos en algo nuevo. A lo mejor te sirven para adornar algo o como pieza clave de un proyecto creativo de la escuela de tus hijos. No sé.
Sombras de ojos: opta por las que vienen en un empaque reusable con refills, con las que, contrario a adquirir unas de empaque nuevo, reducirás tus costos y globalmente se utilizara menos energía, entre otros.

Si una de cada 25 mujeres hiciera esto, más de 350 mil libras de basura en envases de cosméticos no llegarían a los vertederos, abunda el libro

Lipstick: para finalizar, prefiere un pintalabios hecho de derivados de plantas en vez de los confeccionados a partir de aceites sintéticos, elaborados con parafina, ceras y tintes tóxicos.

De hecho, lo aconsejable es que tanto tus labiales, como el resto de los cosméticos que aplicas sobre tu rostro tengan la menor cantidad de tóxicos posibles, provengan de plantas manufactureras sustentables y no afecten la biodiversidad del Planeta.


 

Higiene

En la ducha: si te tienes que bañar dos veces al día porque eres de las personas que hace ejercicios en la noche, cambia tu rutina y haz tu workout durante el día, antes de ir al trabajo. La idea es limitar las veces que te bañas y ahorrar agua. Recuerda disminuir los minutos que dejas abierto el grifo y busca otras maneras de economizar agua.

El jabón o body wash, así como champú y acondicionador procúralos orgánicos, o por lo menos alguno de ellos.

Considera que natural no es lo mismo que orgánico; las llamadas fórmulas naturales pueden contener químicos y solo requieren de un por ciento mínimo del ingrediente natural para proclamarse como tal

En cambio, los productos orgánicos o biológicos deben pasar por un proceso de evaluación para llevar el sello de USDA Organic en el empaque, en lo que concierne a Estados Unidos, obvio.

Aceites: si eres de las personas que les encanta bañarse en aceite, ya sea rutinariamente o para contrarestar el estrés, prefiere los que son a base de semillas y frutas. Sí, es hora de decirle adiós al baby oil o aceites minerales que son refinados del petróleo.

Sales de baño y baños de burbujas: cuando vayas a darte un baño de estos (con la bañera llena y todo el glamour) asegúrate de utilizar productos de sean concentrados y requieran poca cantidad. Además de economizarte algunos pesos, te aseguras de que el envase sea utilizado por más tiempo.

Desodorantes: Para la que pueda vivir sin la función antiperspirante de los desodorantes, hágalo. Para lograr este efecto (evitar que sudes), se requiere sales de aluminio que sellan tus poros. Este no solamente es un tóxico potencial para tu salud, también requiere de mucha energía para obtenerlo.


 

A la larga, todo es cuestión de buscar lo que es mejor para ti en términos de salud y bienestar y así proteger y conservar  los recursos de la Tierra, los que a toda costa deben seguir en su estado natural, no se pueden maquillar.

Claudia Hilario

Fundadora y Editora

Dominicana criada en Puerto Rico. Le encanta la pizza y la cerveza fría, casi tanto como el chocolate caliente. Prefiere el maquillaje relativamente sencillo y trata de reusar y reciclar mucho de lo que va a parar a su casa. Trabajó por 10 años en GFR Media como editora y reportera de Suplementos Primera Hora.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Publicidad
Publicidad
Publicidad