Cabello rosado: mi breve fantasía de verano

Ya saben. Me pinté el cabello rosado porque como es normal, queremos cambiar de look.

Ahora viene nueva temporada y empezamos a creernos eso de que en Puerto Rico vivimos el otoño como en otras latitudes del mundo.  Toca cambiarnos el cabello.

Renovarnos la imagen es algo cíclico y en verano pasa igual.

Hace casi tres meses (cuando estuve de lleno con mi adorada hija) me dio con lucir unos destellos distintos. Me dio con llevar el cabello rosado.

Llevar el pelo rizo o hacerme unos highlights dorados ya no era suficiente y —como ya trabajo desde casa, que no tengo la presión de nadie más que la de mi chica— era el momento.

Con destellos rosa pastel estaba dispuesta, nuevamente, a transformar mi cabello. Esto a pesar de su estado quebradizo y reseco. Si en algún momento se acerca la alopecia como le pasó a Keira Knightley, ya saben a que puede deberse.

No, pero en serio, los destellos rosados no serían el problema. En todo caso, despintarme la hebra sí.

Cabello rosado: primer intento

Por eso me dejé llevar de los consejos de mi muy buena amiga Sindia, de StyleTropicalia. Ella se ha pintado el cabello de mil colores, no todos a la vez, aclaro. Y me había dicho algo como: “Vete a The Parlour, mi beauty. Habla con Rossana (Rojas) que es la que brega con mi pelo”.

Entonces lo hice. Por fin saqué una cita con Rossana, una mujer muy detallista y amable. Pero por avanzar, porque ese día ya tenía un compromiso en agenda, sólo me maticé los destellos dorados que ya tenía y le dije que me pasara blower.

Me fui del beauty con una cita ya pautada para la próxima semana.

Tarde y noche bloqueadas

Y llega la fecha, que coincide con el último día de torneo de voleibol de mi hija. Sin planificarlo, esto hizo que las ganas de ir al salón y regalarme algo de tiempo pareciera una “necesidad”.

También fue relajante. Ir con todo el tiempo disponible, aunque deteste esperar, da tranquilidad. Empezamos el proceso como a las 3:00 de la tarde y lo terminamos casi a las 8:00 de la noche.

¿Lo bueno? Rossana se tomó su tiempo con el Olaplex  para evitar que el cabello se maltratara en exceso y reorganizó la distrubución de los finos mechones abajo y alrededor del rostro. Lo que fue perfecto para iluminar sólo el área necesaria, sin maltratar toda la cabellera. Otra cosa: me encanta cómo se ven los highlights que tengo atrás, por debajo, cuando me hago el más sencillos de los moños altos. Esto, en especial, cuando el cabello rosado todavía existía.

Cambios que SIEMPRE traen dudas

Esa noche, cuando salí del salón con cartera en hombro, también cargaba la duda. Y pensaba: “¿se verá bien de día?, ¿y si no es el tono?, ¿se pondrá bien reseco?…” Para cada una de esas dudas, sólo me decía : “ya está hecho y no es lo mismo de siempre (rubio, castaño o negro). Me lo voy a disfrutar y me acostumbraré”.

Si, claro.

Esa misma noche, tan pronto llegué a mi habitación, comenzaron los selfies para compartir con mi hermana, mami y algunas amigas. Una siempre buscando esa aprobación extra en tu grupo de apoyo. Al otro día, me sumergía en el closet —algo desordenado— y buscaba piezas de ropa en blanco, negro, gris o mahón (jean). Esto porque me  parecieron las opciones menos arriesgadas en lo que me acostumbraba.

Ya estaba lista para llevar este rosa pastel por al menos un  mes y medio. Pero la pregunta realista de mi otra muy buena amiga Janice, parecío una advertencia:

—Janice: “¡Me gusta! ¿Cuánto te dijeron que te dura el rosa?

Y yo bien optimista le contesté:

—Claudia: “No me dijeron cuánto… Sólo que va a aclarar. Como un mes o dos, espero”

Pero como dice una de  las frases clichosas: “nada más lejos de la realidad”.

Fueron dos a tres semanas. Fueron dos a tres lavadas. Y todas con formulaciones que dicen proteger el color. Los detellos rosa pastel fueron demasiado efímeros y aunque sabía que no durarían, tampoco les daba ¡tres semanas y tres lavadas!

Acá la muestra del cabello rosado: mi breve fantasía de verano. La prueba de cómo el color se desvaneció:

Cabello rosa Bodega Blush

1.  El primer selfie publicado y tomado desde la comodidad de mi cama.
Cabello rosa Bodega Blush2. Al otro día de pintarme el cabello y lista para poner en Facebook. También se  la envié a mi adorada hermanita Clarissel y no lo podía entender.

Cabello rosa Bodega Blush

3. En la final de World Class con Sindia de StyleTropicalia, en el hotel Condado Vanderbilt.

Cabello rosa Bodega Blush

4. Con Fraser Campbell, embajador global de Dewars.

Cabello rosa Bodega Blush

5. En el tasting de La Pizza la Pasta en Condado con Myriam Ocasio de PReats.

Ahora mismo, el cabello lo tengo bastante rubión, como decimos. Estoy o entre volver al cabello rosado o simplemente oscurecerme el cabello y dejarlo de un tono parejo.

Y sí, acepto sugerencias ;-)…

Para finalizar, si eres de las que te has pintado el cabello con colores fantasiosos como azul, violeta, rosado, amarillo, anaranjado…, déjame saber cómo te va. ¿Sabes de algún truco para que el color dure por más tiempo?

¿Te gusto mi resultado?, y si no lo habías considerado, ¿lo intentarías?

¡Deja tu comentario abajo!

Y recuerda seguirnos en las redes:

Facebook: Bodega Blush
Instagram: Bodega_Blush
Twitter: Bodega Blush

 

Total
10
Shares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*